Go to content page Facebook Twitter Instagram Youtube Citizen
Site map

La especie de rana no había sido documentada desde 1994 Docente y egresados de UNIMAGDALENA redescubren la ‘Rana Arlequín de la Noche Estrellada’ en la Sierra Nevada de Santa Marta

Publicado el 17/12/2019 03:56 PM por Dirección de Comunicaciones

El histórico hecho desarrollado a través de Global Wildlife Conservation y la Fundación Atelopus, se dio gracias al trabajo conjunto del pueblo indígena Arhuaco de la comunidad Sogrome en la Sierra Nevada.

La Universidad del Magdalena vuelve a ser noticia a nivel nacional e internacional gracias al impresionante redescubrimiento de una especie de rana que se creía extinta, pues hace más de 25 años no se tenía registro de la misma.

Se trata de la ‘Rana Arlequín de la Noche Estrellada’ (Atelopus aryescue), la cual está clasificada en Peligro Crítico por la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza -UICN, sin embargo, los indígenas de la comunidad Sogrome la han protegido por décadas, ya que la consideran una de las autoridades protectoras de la Sierra (autoridades espirituales como el cóndor, el jaguar, el colibrí cola blanca, entre otros).

Del grupo de científicos que logró la hazaña, 5 son biólogos egresados de la Alma Mater y miembros de la Fundación Atelopus, así como dos miembros de la comunidad indígena arhuaca Sogrome, quienes fueron financiados por la ONG Global Wildlife Conservation, organización norteamericana dedicada a la protección y recuperación de especies y hábitats mundialmente.

La travesía inició hace unos años cuando un miembro de la Comunidad Indígena, contactó al biólogo magíster Luis Alberto Rueda Solano, docente investigador de la Institución, con una fotografía del animal, ya que conocía del trabajo desarrollado por la Universidad con ranas arlequines, luego de ese primer diálogo transcurrieron 4 años de conversaciones para demostrar que los investigadores estaban en la misma línea de pensamiento conservacionista.

Finalmente lograron comunicación directa con los mamos para solicitar el permiso de iniciar la expedición y luego de una serie de rituales espirituales propios de esa parte de la región colombiana resultaron favorecidos con el permiso y acompañamiento de las autoridades indígenas para, inicialmente constatar que se trataba efectivamente de la especie de anfibio mencionada anteriormente y posterior a ello, realizar la histórica documentación fotográfica de la misma.

Adicional a ello, el grupo de investigadores recibieron el consentimiento para iniciar un programa de monitoreo que será realizado con la misma comunidad. Al respecto el docente Rueda Solano señala que “Para mí es un honor haber sido parte de este equipo de trabajo, haber podido ir donde otros investigadores no han podido llegar por la custodia de este espacio por las comunidades indígenas y que hayan depositado esa confianza en nosotros es un privilegio, tanto la Vicerrectoría de Extensión y Proyección Social como la Vicerrectoría de Investigación de la Universidad dan muestra de su política de apoyo a los grupos de Investigación y a sus egresados, eso ha sido fundamental para la Fundación también y nos ha permitido avanzar en cada proceso”.

La Fundación Atelopus, que tiene como misión velar por la protección de anfibios y reptiles en el Caribe colombiano por medio de investigación y planes de conservación, está conformada por Jefferson Villalba, quien funge como presidente; Jose Luis Pérez – vicepresidente; Sintana Rojas, José Daniel Barros, Andrés Rocha y Luis Alberto Rueda, miembros fundadores.

Además, Ruperto Chaparro Villafaña, representante indígena de Sogrome, y Kaneymaku Suárez Chaparro, miembro indígena quien será el encargado de liderar la investigación a través de capacitaciones brindadas por los integrantes de la Fundación.

El egresado del Programa de Biología de esta Casa de Estudios, Jeferson Daniel Villalba, destacó que “la Universidad del Magdalena fue fundamental en todo este proceso, gracias a nuestros docentes que han participado en el proceso formativo de nuestra carrera hemos logrado adquirir habilidades que nos han servido para diseminar información, impartir conocimiento y llevar la ciencia a un segundo plano, que no quede solo en la ciencia sino llevarlo en un lenguaje coloquial a la comunidades de la Sierra Nevada”.

Cabe mencionar que los egresados ocupan un lugar fundamental para el desarrollo de la Institución como está contemplado en el eje misional de ‘Gestión de la Extensión y Proyección Social’ del Plan de Gobierno 2016-2020 ‘Por una Universidad + incluyente e Innovadora’.

Es así que A PESAR DE un modelo de financiamiento de las universidades públicas que no incentiva la CALIDAD, UNIMAGDALENA se enorgullece de contar con graduados que hagan aportes significativos a la ciencia, y contribuyan al mejoramiento del territorio desde su vocación.

Muestra de ello es el hecho de que el hallazgo ha sido destacado por importantes medios internacionales como la National Geographic (clic aquí), un importante suceso dado el Proceso de Autoevaluación con fines de Renovación de la Acreditación Institucional de Alta Calidad que atraviesa la Alma Mater.

Comparte esta publicación

Facebook Twitter